CARLOS GARCÍA
Escritor

Mi patria no tiene banderas ni fronteras. Al igual que Stendhal —yo también viví en Grenoble—, considero que la verdadera patria es aquella en la que encontramos el mayor número de personas que se nos parecen. Mi manera de escribir sigue tres reglas precisas que, como decía Virginia Woolf —yo también viví en Bloomsbury—, nadie conoce. Si me dan a elegir un color que sea el azul del Mediterráneo —donde vivo alegremente desde hace algún tiempo—, aunque mis raíces estén más cerca de Altamira que otra cosa.

Dame tiempo y te escribo otro quijote.